La Cinco Iniciaciones para la creación del cuerpo de luz en el cristianismo


INTRODUCCIÓN

Conforme el hombre evoluciona, va desarrollando sus facultades y ascendiendo lentamente de un estado de conciencia hacia otros superiores cada vez más elevados. Los últimos estados o peldaños del peregrinaje son referidos como el Sendero de la Iniciación y frecuentemente las religiones y filosofías profundas lo dividen en cinco pasos. En ningún lado ha sido esto más claramente ilustrado para el público en general que en la vida de Jesús el Cristo, donde cada iniciación era precedida por un momento culminante de su vida, representando con esto el recorrido del sendero que conduce a la ascensión.

Slide1

El cristianismo iniciático explica, a través de cinco etapas o iniciaciones, la vía que conduce a la creación del cuerpo de luz hasta alcanzar la ascensión por parte del iniciado. Las cinco iniciaciones correspondientes son:

Primera iniciación: Bautizo con fuego, que implica, como es claro, el incremento del fuego del Espíritu Santo dentro del iniciado. El fuego del Espíritu Santo es, en esencia, la energía de la Madre, en la base del tronco del iniciado, y la energía del Padre, arriba y afuera de la cabeza del iniciado.

Segunda iniciación: Lucha entre el fuego del Espíritu Santo en contra de las impurezas y bajas pasiones en la mente consciente y subconsciente del iniciado (nube oscura). Esta segunda iniciación es, en esencia, un proceso de limpieza y purgación de las impurezas y pasiones en la mente consciente y subconsciente del iniciado, por parte del fuego del Espíritu santo.

Tercera iniciación: La transfiguración del iniciado (cuerpo de luz), una vez que ha concluido el proceso de limpieza y purgación de las impurezas y bajas pasiones por parte del fuego del Espíritu Santo.

Cuarta iniciación: La resurrección de Cristo dentro del corazón mismo del iniciado, como suprema culminación del proceso de regeneración, limpieza y purgación que el fuego del Espíritu Santo ha llevado a cabo dentro del iniciado.

Quinta iniciación: La ascensión corporal o transmutación del cuerpo físico en luz, como resultado final del proceso de regeneración que ha llevado a cabo el fuego del Espíritu Santo en el iniciado y que termina fusionándose con Dios.

EL CUERPO DE LUZ DE ACUERDO A LA TRADICIÓN INICIATICA CRISTIANA 

 

Slide1

Al cuerpo de luz se le llama, en el Antiguo Testamento, las ropas de salvación o manto de justicia (Isa. 61) y en el Nuevo Testamento el vestido de bodas (Mat. 22:11-14) y el cuerpo incorruptible e inmortal (Cor. I, XV, 50-55).